PEI

Plan Educativo Institucional

Ratio: 2 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En la alborada de un nuevo milenio y en este momento crucial de nuestra historia, el reto que enfrenta una organización humana como la conformada por la Corporación y el Colegio Abraham Lincoln: profesores, estudiantes, padres de familia, miembros directivos de administración y academia, es el de convertir a la institución en una verdadera comunidad educativa mediante el aprendizaje y la transformación permanentes por parte de absolutamente todos los miembros que la constituyen.

 

La organización de esta comunidad presenta características diferentes a las tradicionales basadas en la jerarquía y la autoridad, pues debe fomentar la participación y la autonomía creativa de sus individuos para su propia transformación y auto-organización en mutua interdependencia.

La interdependencia sistémica parte de la Teoría General de Sistemas aplicada a las ciencias sociales y, en este caso, se refiere a que podemos describir a las personas que interactúan en la comunidad, no simplemente como individuos, sino como personas que se comunican con otras personas dentro de un contexto dado y por lo tanto, debemos tener en cuenta a todos los individuos que se comunican en sus relaciones horizontales y verticales con otras personas y con otros sistemas.

La comunidad educativa se construye cotidianamente con la misión de forjar una nueva juventud colombiana sembrando en ella, y a partir de la vida en comunidad, una educación básica e integral que abarque los aspectos físico, mental, afectivo y espiritual del individuo; todo ello orientado por una pedagogía estética basada en la belleza y la armonía propia de lo humano. Para ello, la comunidad trata de procurarle a sus miembros toda índole de facilidades para que, a través del amor, la fe y la esperanza, puedan proseguir su propio crecimiento como personas capaces de amar y trabajar creativamente, como profesionales idóneos que atesoran nuevos conocimientos cada día y como ciudadanos éticamente responsables que interiorizan cotidianamente los valores necesarios para una Convivencia pacífica: libertad, respeto por el otro, solidaridad, compromiso, participación y autonomía. Al tiempo que la comunidad educativa ofrece un sitio adecuado para la búsqueda de esta identidad y transformación personales, cada cual está aportando al rostro especifico de la identidad de la comunidad que se va perfilando en su quehacer diario como un modelo de vida que podrá influir en otras comunidades a las cuales pertenecen sus miembros y a la sociedad en la cual está inmersa.

La creación permanente de la comunidad educativa es un desafío atractivo para todos y cada uno de los miembros que la vayamos constituyendo. Se trata de ir generando un ambiente de aventura y expedición orientado por el anhelo de saber y la esperanza de un mundo mejor para que entre todos logremos descubrir un hombre nuevo y una nueva forma de vivir en comunidad.

Concebimos la comunidad educativa como una escuela de vida para ser y crecer en la libertad interior y colectiva que reconoce la importancia de vivir creativamente el conflicto, en busca de una mayor madurez, con firmeza y ternura de corazón.
Es más que un lugar para estudiar, es un espacio seguro que brinda la oportunidad de encontrar la clave de la superación de las limitaciones y las debilidades personales, en el cual se pueda experimentar cada día una Convivencia pacífica y creativa para vivir la vida con alegría, para aprender a aprender, para tener ganas de estudiar, jugar y gozar.

La comunidad educativa es el producto de una vivencia creativa del conflicto y los valores: cada persona puede dejar volar su imaginación, espoleando su sentido de responsabilidad ante los requerimientos de la vida que nos rodea. A partir de la vida en comunidad y la reflexión espiritual cada cual podrá recapitular las diversas experiencias pasadas, presentes y por venir, tratando de extraer de ellas el sentido que tienen para la historia personal y social. Se trata de aprovechar el tiempo para vivir cada instante en un aquí y un ahora que nos permita realizar cada acto en plenitud: el aprendizaje, el descanso, la interacción humana, la realización personal y colectiva, reconociendo que la felicidad se encuentra en el proceso mismo de estar viviendo y creciendo.

Los miembros de la comunidad educativa son sus fundadores, sus directivas y empleados administrativos, las personas contratadas para su buen funcionamiento, los alumnos y sus familias que, no sólo han facilitado el ingreso de sus hijas e hijos, sino que además interactúan permanentemente con los otros miembros de la comunidad para gozar de los beneficios de participar en la formación de sus hijos y vivenciar directamente el ambiente cultural y académico de la comunidad educativa.

Cada persona en la comunidad educativa ve en ella un centro de inspiración que se siembra para cosechar una forma de vida más justa y más amable para la humanidad. Todos quieren aportar a su búsqueda permanente y conviven estimulados por la posibilidad de acercarse a ella porque comparten el sentimiento de que soñar con utopías nos permite vivir en felicidad. Poseen un alto sentido de la amistad y fraternal armonía entre sus miembros, como un compromiso implícito que se hace patente cada vez que las circunstancias de la vida lo ponen a prueba. Tienen fe en que su mensaje educativo, basado en una pedagogía de la Convivencia pacífica por medio de la bondad, la verdad, la belleza y la comprensión del conflicto como una oportunidad de crecimiento, se verse reflejado en el presente y en el porvenir como un renacer espiritual de la civilización.

Ser miembro de la comunidad educativa es un orgullo y un compromiso que implica llevar su concepción del mundo a todos los contextos en que estemos interactuando y, muy particularmente, en las futuras comunidades en las que participan los ex-alumnos.

En el presente, uno de los caminos para ampliar los contextos en los cuales participan los miembros de la comunidad educativa es propiciar intercambios nacionales e internacionales con otros planteles educativos para vigorizar así la forma de vida de la comunidad y la de otros espacios educativos. Esta vinculación con el árbol de la comunidad educativa permitiendo el surgimiento de un bosque vital de comunidades que acercaran cada vez más a la realidad el sueño y la utopía de una forma de vida humanamente pacífica para la humanidad.

La cualidad esencial de la comunidad educativa que se busca, es su naturaleza de aprendizaje continuo por parte de todos sus miembros y en todos sus niveles que da lugar a una auto-transformación permanente. Esta cualidad infunde a la comunidad un gran dinamismo, una capacidad de acción y una adaptación que sean continuos en respuesta a un mundo cambiante.

Publicaciones Institucionales

Encuentre Aquí las Publicaciones Institucionales del colegio

Leer Más

Circulares

Encuentre las circulares de Rectoria de nuestra institución

Leer Más

Buscar en el sitio